Percepción de la presa en estado larvario

En condiciones de cultivo, es necesario proveer de una presa adecuada como primer alimento de las larvas. Para ello se deben considerar diferentes criterios que influyen en el éxito alimenticio de la larva como seleccionar una presa de tamaño adecuado y acorde al tamaño de la boca y de movimiento lento, para que sea fácilmente percibido, pues la mayoría de las larvas de peces son cazadores planctónicos visuales, sin importar los hábitos alimenticios que tendrán cuando sean adultos (Hunter, 1981).

Copepodos Tigriopus Californicus

La información brindada está pensada sobre las las larvas de los peces payasos, la cual también es aplicable en forma general a cual tipo de pez ya sea ornamental o de consumo, con las particularidades de cada caso.

La percepción de la presa
viene condicionada por la intensidad
de la luz y la capacidad en la percepción
 visual de la larva, dado por
 su contraste sobre el fondo,
tamaño y distribución
dentro del recipiente de cría.

Analizando el párrafo anterior podemos sacar las siguientes conclusiones:

  • Tener una luz moderada (entre 200 y 1400 lux) encendida las 24 hs desde la eclosión hasta la metamorfosis de la larva ya que la alimentación se reduce a las horas de luz la supervivencia, el crecimiento y el factor de condición de las larvas durante el primer mes de vida, son mejores bajo iluminación continua, que con un fotoperíodo de 12 horas. Se observa que esta especie sólo caza en presencia de luz aumentando las posibilidades de la supervivencia o el crecimiento.
  • La capacidad de ver a la presa, se aumenta y mejora realizando la técnica del agua verde, produciéndose un contraste, entre otros beneficios.
  • La distancia que ve la larva se calcula como 1,5 veces la longitud de la misma.
  • El tamaño de las presas es directamente proporcional al tamaño de la boca de larva, a boca más grande puede capturar presas más grandes.
  • El hecho de que el recipiente de cría, sea lo más pequeño posible facilita a que las presas estén cerca y de esa forma puedan cazar fácilmente y gastar menos energía en el proceso.
  • El factor más importante, en el inicio de la alimentación, es el tamaño de la presa. Las larvas de peces marinos, situadas en un medio donde tengan a su disposición varios tipos de presas, comienzan seleccionandolas por su tamaño, pero rápidamente desarrollan unas pautas de selección, mediante un mecanismo de aprendizaje que se elabora en los primeros días, rechazando las presas que, teniendo un tamaño conveniente, no resultan adecuadas como alimento.
Rotiferos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *