El Refractómetro

El Refractómetro

La Salinidad del Acuario Marino
Refractómetro Genérico y elementos que suele traer.

La salinidad es uno de los parámetros más importantes que los aficionados deben conocer, medir y controlar dentro de nuestros acuarios marinos o salobres. El agua que es demasiado salina o no lo suficientemente puede ser estresante, si no letal, para muchos de los organismos que hemos elegido para ser sus custodios. Además de estas tensiones potenciales, el nivel de sal puede y tiene una influencia en muchos de los otros parámetros importantes en el acuario. Para aquellos que tienen problemas, por ejemplo, con el logro de los niveles indicados de calcio o magnesio de su marca de sal elegida, es posible que esté teniendo su acuario a una salinidad menor de la que se cree. En consecuencia, es primordial que usted deba asegurarse de que la salinidad del acuario se controle y esté dentro de los rangos en los que prosperan los organismos del mismo.

Cuáles son los métodos de medición de la salinidad en un acuario ?

La forma tradicional de medir la cantidad de sal dentro de un cuerpo de agua ha sido con el uso de densímetros flotantes. Los densímetros miden la gravedad específica (densidad relativa) de los líquidos y dan una relación de densidad del líquido a la densidad del agua pura. Un método alternativo es con el uso de un refractómetro.
Un refractómetro funciona según el principio de refracción, que es la flexión de ondas de luz a medida que pasan de una sustancia a otra. Por lo general, la escala dentro del ocular de un refractómetro registra tanto la Gravedad Específica (GE), que es adimensional porque es una relación y no una unidad, y la salinidad, medida en partes por mil (ppt = parts per thousand ).

Cuáles son las diferencias ? y Qué es mejor utilizar ?

Tanto la gravedad específica como el índice de refracción dependen de la temperatura; sin embargo, las similitudes terminan ahí. Un hidrómetro comercializado para el acuario marino se calibra inevitablemente para tomar una lectura a 25°C (77°F), por lo tanto, debe probar el agua a exactamente 25°C para obtener el verdadero Gravedad Específica del agua, o debe aplicar una corrección de la lectura para que pueda alcanzar su Gravedad Específica elegida a la temperatura a la que maneja su acuario (típicamente 1.024 a 1.026 a 25°C). Además de esto, con el tiempo hay una tendencia a que cosas como el calcio se acumulen en los hidrómetros, lo que resulta en una creciente inexactitud.

 

Los refractómetros utilizados en el hobby están diseñados invariablemente para calibrarse a 20°C. En consecuencia, esto influye en la lectura de la Gravedad Específica del agua porque se mostrará como si el agua estuviera a 20°C. Esto en sí mismo no es un problema importante, siempre que se aplique una corrección similar a la lectura, como lo haría con un hidrómetro, y la lectura no se toma al pie de la letra. La ventaja del refractómetro es que, si bien muestra Gravedad Específica, muestra además la salinidad del agua, que no depende de la temperatura. La salinidad refleja la cantidad de sal disuelta en un litro de agua (que en nuestro caso es típicamente del orden de 35 grs. por litro para acuarios marinos), y por lo tanto, si tomáramos la lectura de salinidad de nuestro refractómetro calibrado a 20°C, sería lo mismo en nuestro acuario, aunque eso sea a 25°C. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que, si está informando Gravedad Específica, debe indicar a qué temperatura se relaciona, evitando así la confusión (es decir, 1.025 a 25°C).  

Cómo calibrar para su uso y hacer una lectura válida ?

 

Un refractómetro requiere calibración antes del primer uso y en intervalos regulares. Si bien es ideal para calibrar utilizando una solución con un índice de refracción conocido que coincide con el agua de mar, dichas soluciones no están comúnmente disponibles, por lo que debemos confiar en la recomendación del fabricante de que la unidad esté calibrada con agua destilada. De nuevo, esto a menudo es impracticable, por lo que debemos por lo tanto, use el agua más pura disponible, que normalmente es agua de ósmosis inversa (ROI) o, si está desesperado, la escarcha que se genera en el congelador, el agua de descarte del aire acondicionado, o bien un bidón de agua destilada para el coche.

 

El proceso de calibración necesita que el refractómetro esté a 20°C, lo que requiere el uso de un termómetro para mida la temperatura en la habitación. Cuando el refractómetro ha estado a 20°C durante al menos 15 minutos (para permitir que la temperatura se iguale en la unidad), es seguro proceder con la calibración simple.

En primer lugar, debe limpiar el prisma y la placa de luz del día (cubierta de vidrio ) con RO, teniendo cuidado de limpiar el prisma y no frotarlo, para evitar dañar el recubrimiento. Cuando el prisma y la placa de la luz del día estén secos, podrá continuar. Usando la pipeta provista, tome una muestra de RO y coloque unas gotas sobre el prisma, y luego cierre la placa de la luz del día, asegurándose de que no queden burbujas de aire atrapadas. el prisma está completamente cubierto de agua; espere 30 segundos para que la temperatura de la muestra se iguale a la de la unidad. Ahora mire en el ocular (centrándose, si es necesario, girando el ocular para hacer foco) y vea dónde se encuentran las secciones azul y blanca. Este es el nivel donde toma su lectura.

 

Luego debe usar el destornillador provisto para girar el tornillo de ajuste hasta que el azul y el blanco se crucen con la línea de 0 ppt en la escala de salinidad (que es 1.000 en la escala Gravedad Específica), ¡y habrá calibrado su refractómetro con éxito! Ahora todo lo que queda por hacer es limpiar y secar el prisma y la placa de la luz del día. Para tomar una lectura real de su acuario o agua de reposición, simplemente necesita colocar unas gotas de agua salada en el prisma, como lo hizo para la calibración, y luego mira para ver qué es la salinidad. ¡Puede haber notado que me refería a SALINIDAD y no a Gravedad Específica!  Esto se debe a que es mucho más fácil usar solo la lectura que obtiene para la salinidad que corregir la lectura Gravedad Específica a 25°C. Finalmente (siempre que no necesite ajustar el agua), limpie el refractómetro y la pipeta con RO y seco para evitar cualquier acumulación de sales que afecte las lecturas futuras.

Mi refractómetro tiene una compensación automática de la temperatura, por lo tanto no es necesario corregir la lectura gravedad específica porque el refractómetro hace esto para mí !

Esto es un concepto erróneo que muchos creen que es caso. La función de Compensación Automática de Temperatura ( Automatic Temperature Compensation = ATC) en el refractómetro se realiza mediante una tira bimetálica que ajusta el enfoque de la luz a través de la unidad a diferentes temperaturas ambiente, por lo que siempre lee una muestra como si estuviera a 20° C. Si, por ejemplo, calibramos la unidad y luego salieras donde estaba a 30° C, el ATC  compensa esto y aún daría la lectura como si el agua estuviera a 20° C. El ATC, por lo tanto, no compensa la temperatura de su acuario, como a menudo se cree.

Los refractometros que poseen ATC se los indica en el mismo.

Cuáles son las implicaciones si todavía utilizo la lectura gravedad específica en el refractómetro  sin corregirla a 25°c ?

Como se discutió anteriormente, tanto Gravedad Específica como el índice de refracción dependen de la temperatura. Mientras que la función ATC de un refractómetro compensa las diferencias de temperatura ambiente de la unidad, el Gravedad Específica no se compensa y, por lo tanto, no se mostrará como una lectura verdadera. Esto se debe a que Gravedad Específica aumenta a medida que el agua se enfría, debido a que el agua se contrae y se reduce en volumen, mientras que el peso siempre permanece constante. Si, por ejemplo, estuviéramos probando un acuario que tiene un Gravedad Específica de 1.025 a 25°C, el Gravedad Específica a 20 ° C será 1.0264 debido a que el refractómetro siempre lee a 20°C. Por lo tanto, es claro ver que si tomaras una lectura del agua y fuera de 1.025 a 20 ° C, entonces tu acuario estaría funcionando a un bajo nivel de Gravedad Específica, lo que afectará aún más a otros parámetros dentro del acuario.  

 

Bien, así que entiendo que la gravedad específica es temperatura dependiente, ¿no puedo calibrar el refractómetro a 25°c ?

¡Podría! Sin embargo, siempre debe probar el agua a 25°C, lo que requiere que el refractómetro esté a 25°C, ¡y eso no es práctico! Lo más simple es usar salinidad, o al menos usar la salinidad elegida una vez y leer a través de la escala Gravedad Específica y ver a qué corresponde la salinidad en esta escala Gravedad Específica.


Qué tener para los recién llegados al hobby? 

Es extremadamente importante asegurarse de calibrar el refractómetro de acuerdo con las instrucciones del fabricante. Si bien estos no siempre son claros, lo mejor es que haga una referencia cruzada de las instrucciones anteriores con su refractómetro, para que esté seguro de que está calibrando correctamente la unidad. Debe tenerse en cuenta que los refractómetros fueron diseñados para agua salada (es decir, cloruro de sodio), a diferencia del agua de mar, por lo que no pueden ser completamente precisos. Otros parámetros dentro de su acuario también pueden afectar la lectura, como los niveles bajos o elevados de magnesio. Sin embargo, estos efectos son generalmente insignificantes y el refractómetro, si se usa correctamente, proporciona a los acuaristas el instrumento más preciso disponible dentro del presupuesto de la persona promedio.

Simplemente mantenga calibrado al menos una vez al mes y vuelva a colocar el refractómetro limpio en su funda protectora, ya que los daños pueden ser causados por golpes o temperaturas extremas.  

Articulo traducido y ampliado de Levi Major. Publicado en ExpertAdvice 24/11/2011.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *